El Consejo Directivo Nacional de PRO aprobó ayer un Protocolo de Actuación para prevenir, erradicar y sancionar la violencia política contra las mujeres, que se aplicará a los miembros de todos los órganos partidarios, funcionarios y legisladores. Además, prevé la expulsión de la fuerza de toda persona que incurra en ese tipo de actos.

El Protocolo persigue «como fin supremo la eliminación de toda discriminación de las mujeres basada en su género y  propicia el pleno ejercicio de sus derechos políticos», dice el texto de la iniciativa, que fue expuesta por las diputadas nacionales Sofía Brambilla, titular de PRO Mujeres y Silvia Lospennato durante la asamblea partidaria celebrada esta tarde en Parque Norte.

El documento precisa que serán alcanzados por el Protocolo «los miembros de los órganos partidarios del orden nacional, sea en órgano ejecutivo, resolutivo, de control o asesoramiento y capacitación y los ministros/as y funcionarios/as públicos nacionales, diputados/as y senadores/as nacionales que se encuentren afiliados al PRO».

Especifica que se entiende por violencia política «cualquier conducta que, por acción u omisión, realizada de forma directa o a través de terceros, cause daño o sufrimiento a una o a varias mujeres» y que tenga por objeto o resultado «menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de sus derechos políticos».

El Protocolo dispone un concepto amplio al establecer que la violencia contra las mujeres en la vida política «puede incluir, entre otras, violencia física, sexual, psicológica, moral, económica o simbólica».

«En relación a las  personas condenadas por delitos con implicancias de violencia hacia las mujeres, será causa suficiente para que el Tribunal de Disciplina proceda a la expulsión del PRO de todos aquellos miembros alcanzados por el presente Protocolo», indica el documento.

El procedimiento de denuncia se realizará conforme a lo regulado en la carta orgánica nacional  y se dará intervención a la Secretaria de Pro Mujeres «a los efectos de brindar contención, acompañamiento y asesoramiento a la mujer o mujeres que denuncian».

Asimismo, «se prohíbe el uso de la conciliación para la resolución de hechos de violencia contra las mujeres en la vida política».

“Es un hecho histórico para toda nuestra sociedad. Somos el primer partido político en Argentina en implementarlo y esto es un paso más que reafirma nuestro compromiso y demuestra que juntos vamos por un buen camino” destacó la Diputada de Cambiemos por la provincia de Santa Fe, Astrid Hummel, quien además fue nombrada recientemente como Coordinadora de Pro Mujeres Región Centro.